Colageno hidrolizado, cómo consumirlo

Descubre en este artículo qué es el colágeno hidrolizado, cuáles son sus caracteristicas y su auténtica efectividad como recetas anti arrugas.

El colágeno es la proteína más abundante del cuerpo humano y se encuentra repartida por todo el organismo, aportando elasticidad y resistencia a los restantes tejidos que conforman los órganos. A partir de los 25 años, nuestro cuerpo comienza a perder la capacidad para generar colágeno necesario para reponer el que va siendo reabsorbido por el organismo.

A largo plazo, está reducción del volumen de colágeno presente en el cuerpo se traducirá en los síntomas típicos del envejecimiento: menor movilidad de articulaciones, mayor fragilidad de los huesos, etc. En particular, la reducción del colágeno en la piel irá provocando la paulatina aparición de marcas de expresión, surcos y arrugas.

A partir de los 35 años, el cuerpo genera menos del 50% del colágeno necesario. Y es precisamente a partir de esa edad en la que las personas comienzan a acudir a los centros especializados en tratamientos estéticos demandando alguna solución para las incipientes arrugas y manifestaciones del paso del tiempo sobre la piel.

colageno hidrolizado

Los tratamientos basados en la aportación suplementaria de colágeno varían desde los productos de uso tópico, como las cremas enriquecidas con esta proteína, de la cuales la mayoría de las grandes firmas de cosmética se han hecho eco y comercializan diversos tipos, a las inyecciones de colágeno de origen natural sobre áreas concretas, en especial del rostro, y que resultan muy eficaces para tratar arrugas superficiales.

Otro de los productos destacados y altamente demandados del mercado son los suplementos de colágeno para ser ingeridos por vía oral. En concreto, es fácil localizar en el mercado cápsulas de colágeno hidrolizado o bien su comercialización en polvo, cuyo tratamiento consiste en la ingesta diaria de una determinada cantidad de producto durante un periodo de tiempo.

El colágeno administrado vía oral tiene la propiedad de ser dosis-dependiente, lo que significa que no tiene utilidad si se aplica a bajas dosis. Por ello la dosis diaria recomendada por la mayoría de fabricantes es de 10 gramos, necesaria para poder apreciar los efectos positivos derivados de su consumo habitual en un periodo de tiempo razonable.

El consumo de este producto en polvo resulta más cómodo, debido a la alta cantidad diaria que se recomienda, que en cápsulas equivale a más de 10.

La mayoría de tratamientos de colágeno hidrolizado recomiendan ingerirlo en dosis diarias durante un máximo de tres meses, tras los cuales debe darse descanso al organismo durante un tiempo prudencial, normalmente establecido en un mes.

Sin embargo, a pesar de ser un producto profusamente comercializado y altamente demandado, no existe mucha información clara acerca de los posibles peligros que puede entrañar su consumo, su auténtica eficacia, etc.

colageno hidrolizadoEl colágeno hidrolizado que se consume en cápsulas se basa en la utilización de colágeno bovino, extraído de la dermis bovina, en condiciones de cría controlada. En consecuencia, si usted es alérgico a la carne no debe consumir este tipo de productos.

Existen diversos estudios clínicos que atestiguan una reducción de las arrugas dérminas tras un consumo prolongado de colágeno hidrolizado en dosis de 10 gramos al día.

Si usted está pensando en consumir colágeno hidrolizado, tenga en cuenta que sus efectos empezarán a percibirse tras los primeros 15 días de tratamiento, y que dejará de producir efecto si deja de consumirlo diariamente.

La hidrolización del producto para su comercialización se basa en que se trata de una proteína de difícil digestión, de la cual se asimila por vía metabólica menos del 1% de lo que se ingiere. Por esa razón se le aplica hidrólisis, para romper las cadenas de aminoácidos, lo cual facilita su asimilación y lo hace más digerible por el organismo.

No obstante, los expertos en nutrición apuntan al uso engañoso del término “hidrolizado” que se aplica a esta variante de consumo de colágeno. Nuestro sistema metabólico emplea enzimas para romper las cadenas de aminoácidos de las proteínas que consumimos (el colágeno es una proteína) hidrolizándolas en dicho proceso. En consecuencia, el hecho de que el colágeno se hidrolice previamente es un proceso innecesario, porque el organismo ya se encargará de realiza tal transformación de manera natural.

Como hemos dicho, es un producto que puede consumirse durante largos periodos de tiempo, siempre respetando los descansos entre tratamiento y tratamiento. Con carácter general carece de efectos secundarios, si bien no está indicado en personas con problemas hepáticos o renales graves.

Solo se descarta su consumo en caso de embarazo, debido a que la acumulación de colágeno en el cuerpo puede dar lugar al desarrollo de problemas cardíacos en el recién nacido e incluso se asocia a riesgos de muerte prenatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *